PERMITE A TUS MUERTOS, RENACER.

| 2018-11-02 | 323 visitas


Al trascender(fallecer) una persona, está no ha muerto, sólo ha cambiado de forma, ha cambiado de hogar, algo que se creó, jamás va a dejar de existir

PERMITE A TUS MUERTOS, RENACER.

¿Sabes que, cuando lloras a tus muertos, lloras por ti y no por ellos?

Al trascender(fallecer) una persona, está no ha muerto, sólo ha cambiado de forma, ha cambiado de hogar, algo que se creó, jamás va a dejar de existir.

Respetando el libre albedrío y cada una de los dogmas de creencia, de acuerdo al concepto que les hayan inculcado sobre la partida de un ser querido, es cómo podrán comprender que no mueren, sencillamente están en un lugar viviendo otra experiencia, están en otra dimensión, en diferente casa, en el cual están libres de todo apego terrenal. 

El paso siguiente después del último latido del corazón del cuerpo físico de la persona, es la entrada hacia el umbral de la paz.

Si lloras es porque los perdiste, por la falta de su presencia física a tú lado, porque posiblemente de acuerdo a lo que te enseñaron, que todo concluye con la muerte; pero la vida continúa más allá de la muerte, entonces ¿Por qué apenarte por tus muertos?

Cuando aceptes que tus seres queridos tomaron un camino de luz, paz y bienestar y tomaron el tren hacia ese bello lugar antes que tú, dejarás de llorarlos y los recuperarás en el recuerdo de tú mente y corazón para que te sigan acompañando con la alegría de todo lo vivido.

No te mueras en vida con tus muertos, recuerda que ellos están bien y que el estar tú en un proceso de constante sufrimiento, lo único que obtendrás es un desequilibrio en tú centro de energía y a tus seres queridos no los dejarás disfrutar de ese hermoso bienestar que es la luz divina amorosa de lo más sagrado que tú crees. Permíteles descansar y disfrutar de esa nueva vida.

Si lo aceptas así, tal vez descubras para tú  crecimiento que tú vida consiste en ser tú vida.

No frenes tus lágrimas cuando llegan, es válido y sano el permitirse liberar a través de las lágrimas ese dolor en tú ser; pero tampoco fuerces el llanto cuando se aleja, ni te obligues a llorar porque sino: “¿Qué dirán los otros?”. 

Cuando tú estás consciente y crees de acuerdo a tú Fe que ese ser que trascendió va a un lugar mejor, que está en esa luz divina, estarás honrando y respetando también, esa nueva etapa y a su vez tu ser querido, podrá ver qué estás aceptando ese nuevo renacer en luz para el(la) y podrá descansar en amor y armonía divina.

Respeta tú dolor y tú manera de expresarlo. 

Por favor, no te mueras con tus muertos; déjalos partir, como parten las golondrinas en otoño, para anidar en otros climas y volver más numerosas y crecidas, en otra primavera.

Es común que las personas guarden buena cantidad de culpas para reprocharse ante sus muertos. ¡No lo hagas contigo!

Tus muertos no ganan nada, con tus insomnios de remordimientos.

Ámalos ahora; recuérdalos con amor y así les permitirás que ellos ganen algo, como otro nacimiento, otra vida, otro renacer.

Aún son muchos los que sólo ven una cara de la muerte, como el dolor, sufrimiento, etc; la del otro lado se nos escapa, el que ellos estarán en paz, abrazados y conviviendo con el amor de lo más sagrado que es la creación divina.

Un ejemplo muy fácil de cómo aceptar ese nuevo camino, sería si lo ves desde el seno de tú madre, imagina que tú fueras un gemelo y hubieras visto nacer un hermano y tú siguieras ahí, creo que lo hubieras llorado como muerto, porque ya no va a estar contigo en el vientre, hasta nacer tú y reencontrarlo, pero sólo se adelantó a su renacer.

¿Cómo te sentirías si miraras la muerte como otro nacimiento?

Tus muertos no están en el cementerio, cripta o nicho.

¿Me preguntas dónde están?

No puedo responder por ti, eso pertenece de acuerdo a tus creencias.

Yo sé donde están “para mi” los míos y estos se encuentran en un lugar donde están rodeados de una luz divinamente amorosa y resplandeciendo como lo que somos, seres amorosos de Luz. Libres y disfrutando un renacer.

Pregúntate tú a ti mismo: ¿donde crees que están “para ti” los tuyos?

 

 

 


Firma de Claudia




Te puede interesar...